- . Inicio
Crónicas > Nº1 (Segundo semestre de 2011)
Nuestros pueblos
Nuestros pueblos - .
Nuestros pueblos - . 1.- Arjona a vista de pájaro.- Foto Paisajes Españoles S.ANuestros pueblos - . 2.- Antemuro norte del tercer cerco murado de la ciudadNuestros pueblos - . 3.- Hebilla zooforme en hierro. Museo arqueológico Nuestros pueblos - . 4.- Toro iberico de Arjona. Museo arqueológico de Granada.Foto I. CastroNuestros pueblos - . 5.- Mosaico relativo a la descripción del trazado murado de la ciudad
Nuestros pueblos - . 6.- Busto de Alhamar, obra de Cayetano Aníbal. Plaza de Santa MaríaNuestros pueblos - . 7.- Aljibe almohade. Pilares con inscripciones romanas.Nuestros pueblos - . 8.- Estela funeraria de Al-Gafequi. Ayuntamiento de ArjonaNuestros pueblos - . 9.- Escudo original de la villa de Arjona. Ayuntamiento de ArjonaNuestros pueblos - . 10.- Pergamino del Archivo Municipal
Nuestros pueblos - . 11.-Plaza de SerranoNuestros pueblos - . 12.- Santuario de los Mártires desde la calle BelénNuestros pueblos - . 13.- Plaza Manuel Álvarez Tendero. Al fondo iglesia del CarmenNuestros pueblos - . 14.- Arjona desde el Suroeste
Escucha este texto[Escucha este texto]

                                         APROXIMACIÓN A LA CIUDAD DE ARJONA DESDE LA PALABRA Y LA IMAGEN

  Arjona, Cuna del Rey Alhamar

 

                                                           MANUEL ANTONIO CARDEÑA PERALES

Cronista oficial de la ciudad de Arjona

  ARJONA: HISTORIA, VIDA  Y PAISAJE

             Arjona, "águila hermosa de alas desplegadas" en palabras de Alvarez Tendero, se presenta al viajero que se acerca por la campiña recostada sobre tres suaves colinas, uncido el talle por un rico pasado y la mirada confiada en un emergente futuro, con un inmenso mar de plateados olivos a sus pies.

            Es municipio de la provincia de Jaén, de la que dista hacia el norte 45 kilómetros, en la vertiente meridional de Sierra Morena. Su dilatado e irregular término de 158,60 km2, situado a una altitud de 458 metros sobre el nivel del mar, podemos localizarlo en torno a los 37º 56 6,86 de latitud Norte y a 0º 22 0,65 de longitud Oeste en cualquier representación cartográfica.

            Adscrita al partido judicial y al distrito sanitario de Andújar, es cabecera del arciprestazgo que lleva su nombre y que incluye junto a sus parroquias de S. Juan y S. Martín, las de Arjonilla, La Higuera, Fuerte del Rey, Porcuna, Marmolejo y Lopera.

            Elogiosa es la descripción con la que el historiador Martín de Ximena inicia, finalizando la primera mitad del siglo XVII, su "Historia o Anales del Municipio Albense Urgavonense" (1.643): "Este lugar noble e ilustre por su mucha antigüedad, grandeza de población, defensa de sus muros, fertilidad de campos, aires puros y sanos, generosidad de sus naturales, Municipio antiguo y estimado de Romanos, escogido para corte por los Moros, Cabeza de Reino en un tiempo, origen y principio de la Casa y Reino de los Reyes Árabes de Granada..." Y no le faltaría razón en sus apreciaciones al primero de sus cronistas, si bien mucha historia le quedaba aún por escribir.

            Arjona, topónimo de enigmático origen (para algunos de raíces hebreas o libio-fenicias Ur-Gabah por "ciudad excelsa", griegas Arge Bona por "monte blanco", o iberas Argiu-ta) se hunde para algunos en cuanto a su origen en las entrañas de la leyenda relacionándola con Dioniso Baco, mientras que en el Atlante Español de Bernardo de Espinalt se atribuye su fundación a "los Turdulos Andaluces llamados Melesos y Gerisenos, 550 años antes del Nacimiento de Christo".

            Parecen confirmar la presencia humana en el Paleolítico los hallazgos prehistóricos de piezas correspondientes a los periodos líticos y restos humanos localizados en sus alrededores, propiciada por la riqueza agrícola de la campiña y el definitivo asentamiento humano en la Edad del Bronce por la presencia de acrópolis argáricas en una cronología sin fisuras donde escriben con caracteres indelebles inscripciones ibéricas, vestigios esculturales, como el simbólico Toro de Arjona, depositado en el Museo Provincial de Granada, o restos constructivos de gran solidez hallados en sucesivas excavaciones en 1.787 y 1.927. Avalan la importancia de la presencia ibera en nuestro término municipal los recientes hallazgos –casual primero y dirigidos los siguientes-, a pocos kilómetros del oppidum de Arjona, de una urna cineraria, con excepcionales bajorrelives, e variadas y expresivas escenas guerreras, sculpidos en sus caras laterales, con un rico ajuar en su interior, y el consiguiente desvelamiento de una extensa y singular necrópolis, de cuya información completa se dará a conocer en el detallado estudio que los equipos de arqueología de la Universidad de Jaén están realizando en la actualidad y su posterior publicación, ya convocado el primer Congreso internacional con tal finalidad, y de cuyas conclusiones sería irresponsable y aventurado exponer cualquier avance.

            Ximena asegura que está en poder de los griegos por los años 517 (a.C.) probando su afirmación por unas monedas, de difícil confirmación, y que en su manuscrito dibuja. De una más precisa datación son los aportes numismáticos de origen fenicio o hispano cartaginés. Corbul, dentro de su término, fue poblado ibérico y en él parece ser que se dio la batalla decisiva entre los Escipiones y los cartagineses.

            La llegada de los romanos se produjo a una Urgabo ya fortificada y sobre sus restos edificaron nuevas defensas. De ellas y de los posteriores refuerzos almohades dan muestra gráfica y pormenorizada descripción en el siglo XVII Ximena, Tamayo, Alderete y otros historiadores, así como Eslava Galán en la actualidad y algunos escasos restos de lienzos amurallados. Plinio atestigua para Urgabo entre sus privilegios como municipio celebérrimo. Para algunos de estos historiadores se sitúa un templo levantado a César Augusto en el lugar de la actual iglesia de Santa María, otro dedicado a Plotina, la esposa del emperador Trajano, en el lugar del actual San Martín, así como al dios Baco Augusto en el de San Juan Bautista. Estatuas, ánforas, monedas, lucernas, ollas, columnas, inscripciones... nos hablan de la gran importancia de Arjona en esta época.

            Documentos, varias lápidas sepulcrales, capiteles, algunas monedas o los cimientos de un templo visigodo en la plaza de Santa María, nos muestran de modo generoso vestigios del paso de los distintos pueblos godos por estas tierras.

            La entrada de los musulmanes es pacífica. Transforman, en la parte noble de la ciudad, el templo en mezquita y se construye a su pie un aljibe. Las bóvedas de éste, construidas sobre dos pedestales de alabastro de estatuas romanas, con epígrafes perfectamente legibles - uno de ellos fechado el año 21 a.c. y el otro sin fecha inscrita-, cubren un volumen de 210 metros cúbicos sobre una base rectangular de 12x5 metros.

            Con ellos se acrecienta su celebridad pues en esa misma zona, en 1.195, nace Mohamed ben Yusuf ben Nars ben Alhamar, el futuro creador de la dinastía nazarí y del Reino de Granada, iniciador de la etapa en el que la Alhambra se convirtió en el mayor conjunto palaciego-defensivo del mundo conocido.

            Pasa al poder cristiano cuando en la primavera de 1.244 el rey Fernando III la consigue, merced a un pacto con Alhamar, tomando para sí el título de Rey de Arjona, convirtiéndose en villa realenga, con representación en Cortes, dando de ella casas y heredamientos a sus caballeros.

            En 1.284, el rey don Sancho ratifica y amplía los beneficios y privilegios concedidos anteriormente concediéndole el título de Villa y el Fuero de Toledo.

            Si bien otros reyes acrecentaron sus privilegios, Juan II la dio, con título de Ducado, al Condestable Ruy López Dávalos, al que sucedió Don Fadrique de Castro, y a éste Don Fadrique de Aragón, quien la vendió a Don Álvaro de Luna en 1.433, que la cambió con el Maestre de Calatrava Don Luis González de Guzmán al año siguiente, por la Villa de Maqueda y el Castillo y Aldea de San Silvestre. Así pasó a pertenecer a la Orden de Calatrava hasta que los Reyes Católicos absorben las órdenes de caballería. Han de transcurrir varios siglos para que el 18 de Febrero de 1.955 se expida Carta de Sucesión del Ducado de Arjona a favor del Duque de Alba como Merced Nobiliaria Ocupada.

            De este complejo periodo medieval se mantiene la singular estructura viaria de estrechas calles de encaladas casas que encauzan los pasos de los viandantes hacia el antiguo núcleo fortificado con doble cinturón mural del que han desaparecido la veintena de torres que tan profusamente describen los historiadores de la época.

            En los siglos posteriores, Arjona permanece presente en las principales acciones, bélicas y pacíficas, que van configurando nuestra historia.

            También la Ilustración deja su impronta en las instituciones de la ciudad: se crea la primera escuela de niños y el Pósito, se funda una Academia de Música...

            En 1.808 los lanceros de Farnesio, en el Cerro de la Matanza, hacen retroceder al ejército francés, anticipándosele así al desastre de Bailén.

            En 1.869 Arjona celebra con grandes fiestas el nombramiento como Regente de España del general Serrano, estrechamente vinculado con la ciudad. Otra Regente, Mª Cristina de Habsburgo, le otorga el Título de Ciudad y a su Ayuntamiento el tratamiento de Excelentísimo el 17 de Noviembre de 1.891.

            Arjona se incorpora al progreso durante el presente siglo: se instala el alumbrado público, la red de aguas, estación de telégrafos, Correos, se inaugura el Gran Teatro, se publica el periódico quincenal "Arjona" (1.924-1.932) - en su segunda época la edición de los nueve ejemplares, trimestrales, corrió a cargo de la Agrupación de Escritores y Artistas "Los Nazaritas"-...

            Días aciagos, tiempos extremadamente duros, inciviles controversias, emigraciones en busca de otros paraísos, cuando no el mínimo sustento familiar, empobrecen el caudal humano y el rico patrimonio histórico-artístico de aquel apenas esbozado progreso y de un bien ganado prestigio de seculares raíces de noble ciudad. Con todo, Arjona se yergue altiva en pos de una recuperación que se muestra esquiva pero que ha de rendirse ante la energía de sus hijos, muchos, los más, de esfuerzo permanente y anónimo; otros, grandes pintores, escultores, historiadores, novelistas, poetas, periodistas, profesores... que han ido creando mojones vitales en el camino de esta ciudad.

            Arjona, tierra hospitalaria por esencia, alentada por nuevas perspectivas de modernización en la agricultura, apoyada por la puesta en marcha del regadío en buena parte de su término en la zona del Salado, y por una industria en expansión del mueble y otras actividades, extiende sus brazos al incipiente proceso de una emigración de retorno, mirando con optimismo justificado la inminente presencia de un nuevo siglo.

 

ARJONA MONUMENTAL

             Duro ha sido el efecto del paso del tiempo, la ignorancia y la desidia con el rico patrimonio artístico y muy mermado se presenta al viajero, que ha de buscar en lecturas entrelineadas en sus muros, edificios y valiosos documentos la grandiosidad de un pueblo que no renuncia a su recuperación. Se proyecta desde las instituciones públicas y las iniciativas privadas la ubicación definitiva de un Museo donde presentar de un modo didáctico las numerosas huellas con que los diferentes pobladores han dejado constancia de su asentamiento y parcial redacción de la historia de la ciudad.

 

            IGLESIA DE SANTA MARÍA

            Desde cualquiera de los accesos a la ciudad se distingue erguida presidiendo los aires y contemplando el transcurrir de los aconteceres cotidianos la torre de la iglesia de Santa María. Situada ésta en la parte más alta de la ciudad, en el antiguo alcázar musulmán, ocupa terrenos sacralizados que debieron ser anteriormente templo romano, visigodo y mezquita. Sede de una de las tres parroquias en que se dividió en la época medieval la población, dejó de serlo a consecuencia de la desamortización de Mendizábal, que las redujo a dos, momento en el que se trasladan a ella las imágenes de los patronos San Bonoso y San Maximiano.

- las actuales, de Ramón Mateu, sustituyen a otras anteriores de Mariano Bellver, destruidas en 1.936 - desde su Santuario y así impedir su definitivo cierre al culto.

            De su primitivo trazado gótico, no anterior a principios del siglo XVI, queda su traza, de amplia nave central con capillas laterales, con crucero, y ábside poligonal, así como la clave de la puerta occidental con la representación de una cabeza, que recuerda el hieratismo del Pantocrator medieval.

Mascarón gótico. Puerta Oeste. Iglesia de Santa María.

            Su torre tuvo que ser reconstruida totalmente en 1.941. De su considerable antigua riqueza, en la que destacaba el retablo del altar mayor, atribuido a Gaspar Becerra, con tallas de diversos episodios de la vida de Jesús, apenas queda la reseña gráfica de algunas viejas fotografías y su referencia documental. Lo presidía una imagen de la Virgen del Alcázar, de estilo gótico, que según la tradición fue traída por el Rey Fernando III; la actual es obra del escultor sevillano José Rivera García. Una artística reja plateresca cerraba el arco apuntado de la Capilla de los Valenzuela hasta 1.936, momento en que también desaparecen las forjas de los ambones de la epístola y del evangelio, así como del púlpito, del que se conserva tal vez su elemento más artístico - el medallón de una barra abalaustrada en la que se aprecia a María con el Niño en brazos - en el Museo de los Santos.

            En la fachada meridional se aprecia un escudo del Obispo Francisco Delgado (1.566-76) y una inscripción epigráfica (1.575)

 

            SANTUARIO DE LAS RELIQUIAS

             Frente a Santa María, enmarcando un espacio singular de belleza engastada de reminiscencias pretéritas, se encuentra la iglesia de las Sagradas Reliquias. Erigida en el alcázar romano entre la Torre de los Santos y la del Rastrillo desde el proyecto de Juan de Aranda Salazar a sugerencia del Cardenal Moscoso Sandoval, consta de dos plantas comunicadas interiormente a las que se accede desde los diferentes niveles de la Plaza de Santa María y el Cementerio de los Santos. Las obras comienzan en 1.635.

            En la inferior se veneraban las Sagradas Reliquias en un artístico retablo de yesería policromada y exóticos adornos de clara influencia colonial, en el que se aprecia el escudo del obispo Antonio Fernández del Campo (1.671-1.681) y en su parte inferior dos inscripciones, en una de las cuales se da como fecha de su finalización la del 18 de agosto de 1.672. Dos de sus vanos tenían como finalidad la de albergar los Relicarios de San Bonoso y San Maximiano. De su necesaria e inmediata restauración habla elocuentemente su precario estado de conservación.

             La portada es de estilo renacentista coronada por el escudo del cardenal Moscoso, gran impulsor de todo el proceso de descubrimiento y glorificación de las múltiples Reliquias halladas en 1.628. La tradición ha mantenido la creencia de la identificación entre ellas de las atribuidas a los Santos Bonoso y Maximiano, hermanos hispanorromanos que cuando corría el año 308 se entregaron al martirio sin renegar de sus cristianas creencias durante la persecución de Diocleciano y Maximiano, siendo Prefecto de España Publio Daciano. Incluso en el momento del hallazgo - escenario invadido por misteriosas apariciones y visiones acompañadas de signos fantásticos, en una situación socioeconómica de gran deterioro, acuciado por epidemias, alteraciones climatológicas y hambres intensas, favorecedor de una impetuosa fiebre de excavaciones ampliadas a otros lugares de la provincia de Jaén con numerosas personalidades eclesiásticas que emplean muchas horas y afanes en su investigación y en la elaboración de los correspondientes informes - resulta difícil deslindar cuáles son los restos de mártires de otros no sagrados coincidentes en el lugar procedentes de una necrópolis argárica. Con todo, basados en criterios argumentados por algunos de estos investigadores, se hace la delimitación y para la veneración de esas Reliquias se levanta este templo.

Detalle del Retablo en estuco. Altar del Santuario de las Reliquias.Planta baja y Santuario de las Reliquias. Planta Baja.

            A la izquierda de la puerta de acceso se grabaron por voluntad del Municipio dos lápidas en latín, una laudatoria del comportamiento mártir de los Santos y la otra justificadora de la erección del templo, que fija en 1.644, si bien obras de acondicionamiento y reforma se siguieron realizando con posterioridad.

            La planta superior presenta un retablo renacentista, obra de Juan Abad, que da al camarín donde se encuentran cinco alacenas con restos de Mártires compañeros de San Bonoso y San Maximiano. En su origen allí se veneraban las imágenes de los Santos, votados como Patronos de la ciudad por el Concejo ya en ese mismo año de 1.628.

            Actualmente en su interior, sin que formalmente así esté constituido, podemos admirar el "Museo de los Santos", abigarrado complejo de objetos de devoción y enseres de culto, fotografías, grabados, entreverados de importantes documentos religiosos y etnográficos de significativo valor para el conocimiento de la singular historia de la ciudad y en mayor medida en torno a las figuras y devoción de sus Patronos. Destaca sobremanera, junto a piezas que la tradición asocia a instrumentos del martirio a que fueron sometidos los titulares del templo, la Capa Magna  "del cura Morales", la pieza más cualificada del rico legado del M.I. Sr. D. José de Morales Prieto - predicador de la Capilla real y Gran Maestre y Administrador apostólico de las Órdenes Militares, entre otros destacados cargos eclesiásticos -, de brocados de oro y plata tejida con primoroso arte, que fue Gran Prix en la Exposición Universal de París en 1.900, cuyo núcleo central describe con extraordinaria riqueza de detalles la Coronación de la Virgen María en su Asunción.

 

            SAN JUAN BAUTISTA

             La interesante portada plateresca, cuajada de grutescos, atribuida a Juan Marquina, en cuyo tímpano presenta una hornacina flanqueada por  dos escudos cardenalicios, al parecer del cardenal Merino (1.523-35), nos remite a una época pasada de mayor riqueza en su complejidad artística y nos ofrece sugerentes evocaciones de las desaparecidas creaciones de los mejores artífices del importante Renacimiento en Jaén, como Gutierre Gierero, Enrique de Figueredo, Narváez, Maestro Bartolomé o Agustín de Aguilar, que infaustos acontecimientos negaron su pervivencia. La torre gótica isabelina, restaurada en 1.943, alza su permanente vigía hacia el suroeste, como ya lo hizo su antecesora desde principios del XVII antes de que la cimentación sugiriese la necesidad de ser sustituida por otra de base más firme.


Cristo de la Expiración. Detalle. Obra de José Garcés; Iglesia de San Juan. Paseo Juan Antonio León

                        Su imaginería está presidida por la figura de la copatrona de la ciudad, la Virgen de los Dolores, obra del maestro granadino Navas Parejo, que sustituye a la destruida, atribuida a Juan de Mesa de principios del XVII, y que se viste con magníficos mantos de ricos bordados, algunos recuperados de la anterior. Sobre ella, la imagen del titular, San Juan Bautista, obra de José Risueño que procede del monasterio de la Concepción de Granada. El artista Francisco Palma Burgos trabajó intensamente en la recuperación del ornato para esta iglesia. Suyos son, entre otros,  el retablo, altar e imagen de Nuestro Padre Jesús, el retablo de la capilla de San Antonio - cuya imagen era originariamente un San Juan de Dios de Pedro de Mena y procedía del convento de Santa Inés de Granada, modificada por Navas Parejo para quien talló el Niño Jesús -, así como el del Sagrado Corazón y las decoraciones del Camarín de la Virgen.

            De gran riqueza es el Sagrario, de oro y plata con valiosas piedras, realizado con las donaciones y aportaciones de joyas de los feligreses, a iniciativa del Párroco D. Juan Antonio León García y que preside una suntuosa capilla decorada con un gran lienzo copia de la Exaltación de la Eucaristía de Rafael.

            Otras imágenes dignas de ser reseñadas son la del Cristo de la Expiración, que, a imitación de otro anterior atribuido a Pedro Roldán, modeló el escultor valenciano José Garcés, autor asimismo del altar de las Ánimas y el retablo gótico de la Capilla de la Virgen de Fátima.

            En dependencias anejas al Camarín de la Virgen se encuentra un valioso Museo, "La Sala de la Virgen", que nace con la finalidad de conservar dignamente el importante fondo artístico y su exposición permanente a los fieles, que para el culto en la Parroquia se ha ido generando desde donaciones más o menos recientes a otras preservadas o recuperadas del incendio de 1.936, a las que se incorpora un importante legado de documentos, cálices y vasos sagrados, así como cuadros y ornamentos cedido por el sacerdote D. Jerónimo Gil Mena.

Portada de la iglesia de San Juan. Siglo XVI. Atribuida a Juan de Marquina; Detalle del Sagrario. Iglesia de San Juan; Sagrario e Iglesia de San Juan

            LA CRIPTA DEL BARÓN DE VELASCO

          

Pantocrator. Cúpula de la cripta del Barón de Velasco

             Bajo el lugar ocupado hoy por la Capilla del Sagrario de la iglesia de San Juan Bautista se inició en 1.920 la construcción de una capilla-cripta a expensas de D. Fernando Ruano Prieto, Barón de Velasco, para sepultura de sus padres, fallecidos años antes y enterrados en el cementerio municipal, así como, posteriormente, para él y su esposa.

            El proyecto era original del maestro Giovanni, marmolista italiano, y en su ejecución utilizó valiosos mármoles de Carrara para la escalera de acceso a la cripta y para las estatuas. A la desaparecida capilla se daba entrada por una artística reja del maestro León.

            Exhumados los cadáveres y destrozada en gran medida su riqueza arquitectónica y decorativa en 1.936, la cripta quedó cegada en la reconstrucción del templo y con una pequeña puerta exterior al templo se puede llegar a su interior, en la que aún se pueden apreciar detalles de indudable belleza en la cúpula y los frisos decorados con miles de coloridas teselas que componen un precioso conjunto de estilo bizantino presidido por Dios Creador, rodeado de un coro de querubines ocupando los cuatro vértices del ábside. Se conservan relieves de ángeles en escorzo en las paredes, en tanto que los restos de tres monumentales esculturas, trabajo del escultor valenciano José Capuz, autor asimismo de otras obras de la capilla superior,  representando a las tres virtudes teologales - Fe, Esperanza y Caridad - se esparcen por el suelo a la espera de que se realice una tan merecida como necesaria rehabilitación de un recinto de extraordinaria belleza.

 

            IGLESIA DE SAN MARTÍN

            Bien reconocida desde la campiña nororiental por su sólida torre de prisma rectangular y capitel revestido de azulejos, fechada en 1.566 - 1.567 en consideración al escudo del obispo don Francisco Delgado que se muestra en su cara occidental y salida de la mano de Francisco del Castillo, se asegura por los antiguos tratadistas que había sido templo romano en honor de Plotina, esposa del emperador Trajano, y posteriormente mezquita. Antiguos privilegios le daban especial relevancia en la vida social de la ciudad: en ella se celebraban cabildos abiertos en los que sus campanas servían de sonora convocatoria; allí se tomaba juramento de los alcaldes y concejales; y se celebraban misas de especial significado en los numerosos asuntos militares en que estaba implicada la ciudad.

            La iglesia, reconstruida en su totalidad, reducidas sus dimensiones primitivas, de una sola nave con crucero, destruidas valiosas piezas, presenta varios retablos e imágenes como la Virgen de Gracia, San José, San Pedro, San Nicolás de Bari o la de San Martín, obras del artista valenciano Garcés, así como amplios lienzos de D. Santiago Morales y el cuadro del Retablo de las Ánimas de D. Basilio Martínez Ramos.

Iglesia de San Martín. Paseo del General Muñoz-Cobo.

            De su valioso archivo parroquial sólo queda el recuerdo de los mayores y algunas referencias en periódicos y revistas del primer tercio de siglo además de alguna que otra copia parcial de documentos concretos.

 

            IGLESIA DEL CARMEN

             Neobarroca en su portada, consta de una sola nave, presidida por una magnífica imagen de la titular, obra del artista granadino Navas Parejo.

Imagen nocturna de la iglesia de Nuestra Señora del Carmen. Nevada de Enero de 2010 y Detalle de la imagen de la Virgen del Carmen de Navas Parejo. Iglesia del Carmen.

            Fue mandada construir en 1.898 por don Isidoro Pérez de Herrasti, conde de Antillón, en memoria y sufragio de su hija Carmen, fallecida siendo una niña, y que dio nombre a esta iglesia.

            Se accede a ella por un atrio cerrado por una fuerte reja de hierro. Su portada es de piedra, con pilastras y frontón curvo, y en su centro destaca un cuadro de cerámica esmaltada que representa a la Virgen del Carmen, obra del artista Aldehuela.

            Fue entregado el templo a las Hermanas de la Cruz, que se habían instalado en Arjona el 24 de Octubre de 1.895 en la calle del Arco, para su servicio y cuidado. Al fondo de su única nave de crucero, con una techumbre de bóveda de cañón, se halla el presbiterio muy elevado con una artística baranda y azulejos de estilo granadino.

            Don Antonio Pérez de Herrasti, marqués de Albaida, que ostentaba su patronato costeó la restauración, tras el importan­te deterioro que sufrió en su interior en 1.936 - que no afectó, sin embargo, a su estructura arquitectónica al ser utilizada como almacén de víveres durante el periodo de la guerra civil - con lo que ganó en riqueza y decoración.

            El retablo actual, obra del valencia­no Garcés, es una copia del desapareci­do; sólo que ahora no presenta las seis imágenes de las hornaci­nas laterales, la única imagen es la del camarín, la figura sedente de la Virgen.

            En la posguerra tuvo esta iglesia una gran importancia, pues hasta 1.945 fue el único templo de Arjona abierto al culto y en ella se celebraban los correspondientes a las dos parroquias.

            A los pies de la nave al lado del evangelio se eleva airosa una preciosa torre neomudéjar, inspirada en la granadina de Santa Ana, pero más esbelta aún, de una especial elegancia, sugerente regalo a la vista del visitante cuando se acerca a este acogedor rincón de la ciudad desde sus próximas calles angostas.

 

            AYUNTAMIENTO

            Edificado en el lugar del antiguo Hospital de San Miguel, que da nombre a la calle contigua cuando se trasladó éste a la llamada Casa del Rey, en la plaza de Santa María, por localizarse tradicionalmente allí el nacimiento de Alhamar, tras las oportunas gestiones de compra a don José Pérez de Herrasti y las pertinentes acomodaciones de ambos a sus nuevos destinos. Las obras finalizan en 1.866.

Ayuntamiento.

            En 1.927 el Municipio compra la casa de Don Fernando Ruano, que se destina para cuartel de la Guardia Civil - posteriormente sería un Colegio - y con los azulejos de algunas de sus estancias se decora el Ayuntamiento se compone la decoración de los frisos de la planta baja y algunas estancias como la Alcaldía, que compone un singular rincón de reminiscencias árabes y recuerdan ostensi­blemente al visitante que está en la ciudad donde nació el celebrado inspirador de la Alhambra.

Alcadía y detalle de la alcaldía.

            Un airoso patio central da luz a las dependencias adminis­trativas a las que se accede por escalera de piedra bifurcadas tras el primer tramo que da paso a un nuevo Salón de Plenos bellamente decorado, en su gran mayoría con cuadros de pintores arjoneros, y ha venido a sustituir a otro más pequeño en la antesala de la Alcaldía,  en el que destaca un bucólico paisaje, donación del pintor más famoso entre los numerosos artistas nacidos en la ciudad, Manuel Ramírez Ibáñez, entre otros retratos de ilustres militares asimismo hijos de Arjona.

 

             EL BARRIO DE SANTA MARÍA

            Núcleo de la alcazaba musulmana, tiene un especial encanto, con las sólidas edificaciones religiosas que la enmarcan, centrado en una cruz de hiero, florlisada - al cobijo del olmo centenario -, la mejor conservada de las numerosas que Cofradías y Hermandades de Arjona y de otros muchos lugares, como ésta de la Cofradía de la Virgen de la Cabeza  de la villa de Montefrío (Granada), colocaron en las inmediaciones del Santuario con el fin de exaltar los hechos acontecidos en 1.628. Otras cruces se conservan en esta zona. Así, en el Mentidero, en la zona trasera de Santa María, se halla la que regaló la de Cofradía de los Santos de Villardom­pardo y tres más en el llamado Cementerio de los Santos.

            "La casa del Rey", en cuyo espacio se levanta un nuevo edificio destinado a Residencia de Ancianos y otros Servicios Sociales, cierra por la zona oriental este rincón entrañable al que se accede por callejuelas estrechas de claro trazado medieval cuyos nombres - Beneficiados, Barbaca­na, Reloj, Los Mártires, Los Santos... - nos recuerda claramente su recio y rico pasado.

            Desde el Cementerio de los Santos y desde el mirador de la Plaza del Rey Alhamar se contempla con nitidez un espléndido paisaje con toda la Campiña a sus pies, circunscrita por Sierra Morena al Norte y la Sierra de Jaén al Sur.

 

            PLAZAS Y JARDINES

            La búsqueda de espacios amplios donde hacer más fácil la comunicación abierta de los vecinos ha sido una propuesta de todas las culturas. En Arjona, con todo, estos lugares de encuentro no se reducen sólo a las espaciosas plazas  que preceden a las Iglesias de San Juan, San Martín o Santa María, sino que a veces son las encrucijadas de diferentes vías como la "Esquina Cotanillo" - entre las calles Teniente Ochando, Fernando III y Ramón y Cajal -, las "barandas" de la "Plaza de los Coches", de la calle Tejar, del Cementerio de los Santos, del Mentidero..., sin contar la aún permanente presencia de la vecindad en las puertas de sus casas durante la dilatada temporada de buen tiempo en calles como Conde Antillón, Puerta de Jaén, "las Torres", - bastante venida a menos con la invasión del tráfico rodado - y muchas otras, aprovechando pequeñas zonas ajardinadas, como en el Llano, la Plaza de D. Manuel Álvarez Tendero - en torno al monumento dedicado al titular de la plaza-, la remozada de Serrano o las recientes de San Diego o del Bombo.

            Pero hablar de jardines, en Arjona, es hacer referencia obligada de "El Parque", núcleo verde de la ciudad y bien cuidado a lo largo del año, al que se accede desde el paseo de San Martín, desapa­recidos aquellos otros, de carácter privado, como "el Tenis", el de "Doña Ana Paz" o el de la Familia Serrano en la Plaza de San Martín, cuyo disfrute era reducido y ajustado al uso de sus propieta­rios.

 

ARJONA EN LA LEYENDA

              Son muchas las razones que avalan la presencia de nuestra ciudad en un mundo legendario, en torno al que se fomentan variadas rutas turísticas de alto rendimiento económico, y en las que al visitante se le ofrece la oportunidad de discernir ante la evidencia de la materialidad de los restos, la riqueza de la presencia histórica de un pasado generoso en acontecimientos singulares, la belleza de los restos permanentes de esa historia vivida y la genialidad constructiva y decorativa de sus artistas y artesanos, cuánto se sustenta sobre las piedras de la rigurosidad científica de la lectura en legajos y monumentalidad y cuánto se formula desde la propia vitalidad de la necesidad de ampliar los limitados horizontes de la estricta evidencia para enriquecerse con otros mundos posibles e imaginables.

Y ahí podemos incluir, entre otros, la  importancia histórica de Arjona en civilizaciones tan proclives a la creación posterior de imágenes fantásticas y legendarias como la romana o la musulmana; la presencia de la Orden de Calatrava (en cierta medida heredera de los principios caballerescos de las Órdenes Militares Templarias) en nuestras tierras; la persistencia en la memoria colectiva de innumerables leyendas, transmitidas por tradición oral en su mayoría,(“El callejón de las brujas”, “El pozo de la Virgen”, “El caballo del Rey”, “El niño del farol”, “El muerto vivo”, “La aparición”, “El cordero encantado”…); la especial presencia de Arjona en libros de edición reciente, salidos de la pluma del prestigioso historiador y escritor arjonero Juan Eslava Galán, sucritos unos bajo su propio nombre (“El enigma de la Mesa de Salomón”, “El paraíso disputado. Ruta de los  castillos y las batallas”, “La lápida templaria descifrada” –éste en colaboración con el profesor Álvaro Rendón-…) y otros bajo el seudónimo de Nicholas Wilcox (“La lápida Templaria”, “Los Templarios y la Mesa de Salomón“,  o el primer volumen de de la Trilogía Templaria, “Los falsos peregrinos”); la presencia de ciertos elementos mágicos o sorprendentes en varios capítulos de la serie de televisión “Cuarto Milenio”, del periodista Iker Jiménez.

Si a todo lo anterior le incluimos la presencia de ciertos elementos materiales en nuestros espacios públicos, que informan de este legado legendario y esotérico, insertos dentro o adicionados junto a cuanto se ha descrito en capítulos anteriores, de rigurosa historicidad evidente, nos regala un complejo y estimulante ambiente de experiencia inolvidables.

Por eso a los visitantes interesados en estos temas les sugiero que no dejen de ver, analizar y reflexionar sobre “La Lápida Templaria”, “La esfera indescifrable”, “El Laberinto del Cementerio de los Santos” o, incluso, interioricen una visualización “diferente” del propio Santuario de las Reliquias y la excepcional Cripta del Barón de Velasco.  


 Laberinto. Plaza del Cementerio de los Santos; Lápida Templaria.Mandala con inscripciones geométricas y Piedra indescifrable. Mirador alto hacia el valle del Guadalquivir.

FIESTAS

             FIESTASANTOS

            Mes de Agosto, del 11 al 24. Principal fiesta de la ciudad. (El Ayunta­miento edita un interesante Programa, ajustando un denso contenido: Pregón, "Quema de Daciano", Fiesta de la Luminaria, Verbena, Vísperas, Día de Forasteros...)

            Su núcleo es el día 21: Día de los Santos Bonoso y Maximia­no, Patronos de Arjona (Solemne fiesta religiosa y emotiva procesión)


Los Pesos. La Hermandad de los Santos en las calles de Arjona.

           FERIA REAL

            La Feria de ganado ha devenido en muestra de maquinaria agrícola y, sobre todo, ocasión de diversión y descanso para vecinos y visitantes.

            La precisión de los días 14 a 16 de Septiembre ha dado paso a la celebración en el fin de semana inmediato al día 15.

            VIERNES DE DOLORES

            Fiesta en honor de la Virgen de los Dolores, Copatrona de la ciudad.

            VERBENAS

            Barrio del Llano. Sábado asociado a la festividad de la Virgen de Gracia.

            Barrio del Carmen. 16 de Julio

            Barrio de San Juan. 24 de Junio

            OTRAS

            San Isidro. 15 de Mayo

            Fiestas vinculadas a las Romerías al Cerro de la Virgen de la Cabeza (Último domingo de Abril) y a Alharilla (Segundo domingo de Mayo)

            REMATES

            Celebraciones festivas en el "corte"(extendida, a veces  al pueblo) a la finalización de la recogida de la aceituna.

 

GASTRONOMÍA

             El estómago del viajero reclama su atención para ser atendido con igual conside­ración que lo ha sido el espíritu con la contemplación de tanta belleza. Y ahora que tanto se tiende a unificar los gustos y a simplificar con el agobio de la prisa el placer de la comida, Arjona le ofrece generosa una amplia oferta en cada casa, con la singularidad de la buena mano de sus mujeres y la sabia experiencia de muchos de sus hombres, que han hecho un largo rodaje en la cocina, ya algo distante, durante dilatados periodos de estancia continuada en los cortijos.

            Son nuestros productos, el trigo y el olivo - aceite y aceituna, ésta en una variada fórmula de aderezo -, elementos imprescindibles en una buena mesa. Y con ellos, el "canto"- fácil recurso a la hora de improvisar menú, simple fórmula: pan y aceite - que adquiere carácter de manjar cuando los dos se presentan con el sabor puro de lo inmediato, acompaña­do de habas verdes, jamón, chorizo, morcilla, bacalao, o aceitunas, cerca de la candela en el invierno en cualquier ocasión o al fresco sereno de la noche en el verano.

            Para el desayuno sosegado, es agradable preparar unos picatostes y remojarlos en agua sal o, dispares los sabores, rebañarlos de azúcar o miel. Son muchas las variedades de dulces caseros, como los roscos de pan quemado o de vino, los pestiños, las perrunas, las magdalenas o las galletas "de persiana".

            Platos obligados, cuando el calor aprieta, son el gazpacho, el ajo blanco y el salmorejo. En el invierno, las migas - pan, agua, aceite, ajos, una buena sartén y mucha paciencia -, escoltadas por torreznos, rábanos, sardinas, naranjas y acogedo­ras de cualquier compañía, además de chocolate para sopar las sobrantes.

            Sin entrar en muchos pormenores ni agotar mínimamente todas las posibilidades culinarias, son habituales en la temporada de caza los guisos de liebre y conejo, así como la perdiz en escabeche o cocinadas con habichuelas y las carnes acompañadas de tomate frito. De las comidas de "cuchara" no podemos olvidar­nos del potaje de habas secas con berenjenas, el "arroz caldoso" o la gallina en pepitoria.

            Como complemento, aunque limitada la producción de frutas en la tierra - higos, melones, sandías, "ensaladas de lechuga con granadas" o "de alcauciles" -, los postres caseros son muy variados. Los más delicados y reserva­dos a determina­das ocasiones son las "gachas" dulces, elaboradas a partir de aceite, harina, leche, anís, matalahúva, nueces, almen­dras, tostones, azúcar y canela - el día de Todos los Santos -, los "hornazos" - en Semana Santa - o las tartas, abundantes en sus formas y sabores para otras celebracio­nes.

            La pastelería industrial ocupa, sin duda, un especial reclamo para todos cuantos visitan nuestra ciudad con "los bizcochos de los Santos" en Agosto, los polvorones y mantecados, para Navidad y una abundante muestra de productos selectos a lo largo de todo el año.

            Pero si sólo se trata de "ligar" un rato, buena ocasión encontramos en cualquiera de los muchos bares y tabernas que se reparten por todos los rincones de la ciudad, especialmente densos en los alrededores de la "Plaza de los Coches", para degustar a pequeñas dosis mil y una especialidades, todas gratas al paladar, a las que se habrán de añadir unos sabrosos "caraco­les" cuando la primavera languidece. 

 

 Paté artesano en baño de aceite virgen extra


DIRECCIONES DE INTERÉS

             Ayuntamiento: C/ Cervantes, 9

                                   Tfnos.: 953523325, 953523641

                                   Fax: 953523641                   

            Policía Local: C/ Cervantes, 9

                                   Tfno.: 953 52 33 25 / 670 36 11 17

 

Guardia Civil: C/ Condes del Prado,48

                                   Tfno.: 953 51 86 49

            Juzgado de Paz: C/ Cervantes, 9

                                   Tfno.: 953518184

            Centro Comarcal de Salud: C/ Dr. Severo Ochoa

                             Cita Previa.-  Tfno.: 902505060

                                    Urgencias.- Tfno.: 953539653/539645

            Centro Comarcal de Servicios Sociales

C/ Coronel Enrique Barrera, s/n

Tfno: 953523018

Centro de Información Juvenil

Calle Cerrillo

Tfno.: 953 52 37 81

Centro Social

Pl. Juan Antonio León s/n

Tfno.: 953 52 30 18

             Residencia de Ancianos: Plaza de Santa María

            Comunidad de Regantes "Ntra. Sra. de los Dolores"

                                   Pl. Constitución, 5 Tfno.: 523510

            Servicio de Extensión Agraria: C/ Cruz Roja,1

                                   Tfno.: 523156

            Pabellón Polideportivo: C/ Donantes de Sangre

            Gimnasio Municipal: C/ María Luisa Ortiz

            Mercado de Abastos: C/ Profesor Laguna

            Oficina de Correos y Telégrafos: Pl. Constitución

                                   Tfno.: 523504

                                              

            FÁBRICAS DE ACEITE:

             Sociedad Cooperativa "San Fernando": Alcubillas s/n.

                                   Tfno.: 523309

            Cooperativa del Campo "San Isidro Labrador":Extramuros s/n

                                   Tfno.: 523208

            Cooperativa del Campo "San Bonoso y San Maximiano":

               S. Nicasio s/n  Tfno.: 523314

            Sociedad Agraria de Transformación "S. Nicasio":

                                   S. Diego, 7  Tfno.: 523065

 

            PARA COMER:

            Restaurante y Cafetería "SIERRA"

            Plaza de la Constitución, 6

            Tfno. 523421

            Bar Restaurante "REY ALHAMAR"

            Menéndez y Pelayo, 5

            Tfno. 523508

            Café Bar "MATALAUVA"

            San Diego, 4

            Tfno. 518043

Productos Campos (Fábrica de Dulces, Polvorones, Pastelería Industrial...)

            Carretera de Arjona-Andújar, Km. 13,7

            Tfnos. 523275-523407

           

             CENTROS DE ENSEÑANZA:

             C.E.I.P. "S. Bonoso y S. Maximiano"

                                   Pl. Juan Antonio León   Tfno.: 953523157

                                   C/ Eras  Tfno.: 953523138

                                   C/ S. Nicasio  Tfno.: 953523277

             I.E.S. "CIUDAD DE ARJONA"

Con dependencias en los edificios “Rey Alhamar”, “Martín Ximena” y “San Nicasio II”

            Centro Municipal de Educación de Adultos "Urgabo"

                                   C/ Eras  Tfno.: 95351815 

 Más información actualizada en las páginas web de cuyos enlaces facilitamos algunas direcciones:

 www.arjona.es

www.portalarjonero.com

http://www.juntadeandalucia.es/averroes/centros-tic/23000261/helvia/sitio/

 

            TEXTOS: Actualización de “ARJONA, Cuna del Rey Alhamar” de Manuel Antonio Cardeña Perales. Edición del Excmo. Ayuntamiento de Arjona. Imprenta E. Reca, Marmolejo, 1996

            FOTOS: Manuel Antonio Cardeña Perales. (Excepto las que figuran con el nombre de su autor específico: Isabel Castro y Paisajes Españoles S.A.)


ImprimirInformaciónMandarPDF
 Sistema 
Contadores
Página confeccionada por Francisco Miguel Merino Laguna
Ver 2-12010204